dijous, 18 de gener de 2018

L'Espurna Latent!!!

Avui us deixem amb una preciosa frase, que ens ajuda a veure el nostre acompanyament als infants, des d'una perspectiva diferent. Proposa un canvi de visió sobre què és educar, donant a entendre que la saviesa de l'infant no ve de l'exterior, sinó del seu interior. Donar resposta a aquesta necessitat és el nostre esforç de cada dia!!!
"Educar no consisteix en omplir un got buit, sinó en encendre una espurna latent"
LAO TSÉ

dijous, 11 de gener de 2018

Fent camí!!!

En el nostre projecte, La Llavor, la nostra observació és la principal eina de treball per començar a acompanyar un infant. Saber com està cada infant, en quin nivell maduratiu es troba en cadascuna de les seves dimensions, quines són les seves característiques i punts forts, posar consciència en quins aspectes necessita un acompanyament més present per deixar anar tot el seu potencial i desenvolupar-se de manera integral i sana.... És per aquest motiu que, sovint, fem valoracions de com estan les nenes i nens que arriben al nostre espai. 

 

Des de l'arribada de les vacances d'hivern, cada matí els infants arriben molt contents i amb moltes ganes de jugar i explorar espais i joguines. Per aquest motiu, de seguida entren a l’estança i busquen aquell material que els crida l’atenció per iniciar el seu joc, en funció dels seus gustos i preferències. La veritat és que no sembla que hagin passat tants dies de festa, durant les vacances d'hivern, perquè ells i elles aviat recorden totes les rutines que han anat fent sempre a La Llavor i les continuen fent sense problemes. El ritme del dia a dia, els ajuda a situar-se en el temps i a l'espai, i això els dóna seguretat.

Tot i així, com que totes i tots els infants van creixent, valorem molt l'augment de la seva autonomia, a mesura que van sent més grans, i guanyen destreses i autoconsciència. De mica en mica, hem observat que passen de necessitar-nos perquè els fem gairebé tota la rutina, a que ens necessiten només perquè els acompanyem i ajudem donant-los alguna indicació quan ens ha fet falta. Així és com ells van agafant un paper més actiu, més protagonista a les seves vides i nosaltres fem un paper més secundari, deixant espai i temps perquè ho puguin fer per ells sols.

D’aquesta manera, poc a poc es senten més empoderats per autocuidar-se i el seu autoestima augmenta quan veuen que són capaços de: posar-se i treure's les sabates i els abrics, utilitzar els diferents coberts per menjar, integrar la importància de menjar ben asseguts i no aixecar-se, aprendre a beure amb el got tot sols, ser capaços de notar quan els surten els mocs pel nas i anar a buscar un mocador per eixugar-los, guanyar autoconsciència per anar aconseguint, pas a pas, anar a fer migdiades sense necessitar tanta ajuda, notar els senyals del cos que indiquen gana o son per anar-se regulant...

El joc lliure és la via principal que fan servir els infants per desenvolupar-se de manera integral a La Llavor. Gràcies a la seva capacitat d'escolta interna (innata), saben quan el seu cos està preparat per passar d'una etapa a una altra. Aquest fet és fàcilment observable durant el seu joc, quan sovint busquen nous reptes que els motiven a seguir descobrint les seves habilitats, tot posant-les a prova contínuament, com: l'exploració, l’equilibri, la concentració, l'agilitat, la destresa, la força, la creativitat, la musicalitat, la consciència del cos, la motricitat, la precisió, etc. Tot plegat no només els fa créixer a nivell físic, sinó també a nivell neuronal, espiritual i emocional. 

Aquest ambient de lliure circulació de l'espai i l'oportunitat de buscar amb què vol cada infant ocupar el seu temps, els convida a comunicar-se entre ells i amb nosaltres i, per tant, també desenvolupen noves expressions de la seva cara, incorporen nous gestos (sobretot els més petits) i el llenguatge (a mesura que la parla quan ens anem fent grans). Tot i així, mai perdem de vista que cadascú té el seu propi ritme, però som presents per veure com totes i tots van aconseguint fer-se entendre a la seva manera i amb més claredat. Així, poc a poc, van establint vincles que sovint, van més enllà dels anys de durada de la seva estada a La Llavor.


Però les emocions també tenen un gran paper en el nostre projecte. Dia rere dia, acompanyem als infants ( i de vegades també a les seves famílies) per anar aprenent a identificar-les i gestionar-les millor. D'aquesta manera, propiciem que aquestes nenes i nens tinguin uns adults que els envolten que: saben reconèixer i acceptar les seves emocions, que les acullen sense jutjar-les i els ajuden a posar paraules a allò que els passa i donen una sortida vàlida a totes les emocions.

Tot això va succeint mentre els infants es desenvolupen com a persones i, en aquestes edats, és va formant la seva identitat, diferenciada de la resta de gent. Per aquest motiu, sovint necessiten notar els límits físics i socials, tot descobrint: qui són ells mateixos, que poden prendre decisions i tenir gustos propis. És en aquests instants on, els adults que els envoltem hem de tenir molta paciència per entendre que: aquesta és una etapa natural, que el nostre acompanyament és molt minuciós i vol molta constància cada dia. Però alhora és de vital importància la guia dels adults per retornar a l'infant una bona autoimatge d'ells mateixos, amb la guia necessària per comprendre quins són els límits i normes de la societat, per tal que s'hi puguin desenvolupar sense problemes. A través de l’amor i la comprensió, intentem buscar, cada dia, una millor manera per ajudar-los en aquest procés. 
  

I contents, els infants es retroben al final de la jornada amb les seves famílies. Gràcies a tot l'acompanyament conscient dels adults i a les seves potencialitats, any rere any podem veure com les nenes i nens van creixent en els diferents àmbits de la seva persona. Quan nosaltres i les famílies formem una tribu on recolzar-nos, compatint i establint estratègies comunes, veiem infants que transiten alegres pel seu present, tot fent camí cap al seu futur, amb una motxilla carregada de recursos per poder afrontar el món exterior que els envolta, un cop surtin de La Llavor

dimecres, 20 de desembre de 2017

Temps: quantitat o qualitat???

Avui us volem compartir un article d'Armando Bastida, pare de 3 fills i infermer del servei de pediatria. En ell reflexiona sobre com és el temps que passem amb els nostres fills i filles i quina és la quantitat d'estona que estem amb ell. AL llegir-ho ens ha ressonat molt, ja que compartim la seva mirada en aquest tema. Gaudiu-ne i reflexioneu!!!


Son varias ya las veces que hemos hablado acerca del tiempo de calidad y la cantidad de
tiempo. Son muchas las personas que reclaman una conciliación laboral y familiar real (¡ya!), y sin embargo siguen apareciendo profesionales que se obcecan en decir que no pasa nada si los niños ven poco a sus padres, siempre que el rato que estén juntos sea de calidad.


En este caso se trata de la psicóloga Pilar Toledo, en una noticia que ya tiene unos meses, en la que explicó que es cierto que los niños tienen el tiempo con sus padres racionado, pero que no es algo demasiado relevante porque los niños se caracterizan por su capacidad de adaptación.

No estoy en desacuerdo, porque es cierto que los niños se amoldan a lo que les echen (no tienen otro remedio, son niños y dependen de los adultos), pero no diré que estoy de acuerdo cuando dice que “no es tan importante estar mucho tiempo con los padres como que esos momentos sean de calidad”.

El tiempo que pasas con las personas que quieres no debería medirse en términos de calidad

Muchos profesionales de la materia dicen lo mismo que esta psicóloga, que lo importante no es la cantidad de tiempo, sino la calidad, y yo sigo diciendo que el tiempo no debería medirse en términos de calidad.
Tiempo de calidad se considera ese en el que estás con tu hijo, jugando, contando cuentos, hablando, cantando canciones, comunicándote, etc. y tiempo de no calidad sería si estás haciendo la comida, si estás limpiando, si sales a comprar, si estás viendo la tele mientras tu hijo juega o si estás hablando por teléfono y no le atiendes.

Sin embargo a mí me parece que el teórico tiempo de no calidad también es un tiempo muy válido y con mucho valor. Hay estudios en los que se demuestra que a la hora de valorar el tiempo real que pasan los padres con los hijos no hay demasiadas diferencias entre las madres que trabajan y las madres que no trabajan, porque el tiempo destinado en exclusiva a los hijos es prácticamente el mismo.

Leyéndolos uno llega a pensar que no debe ser tan mala entonces la sociedad en la que vivimos para nuestros hijos porque total, si le dedicas 29 minutos “de calidad” quedándote en casa frente a 21 minutos “de calidad” si trabajas, la diferencia es absurda.

Pero yo creo que todo lo que entra en el saco de los minutos de la paja también son minutos de calidad: llevarte al niño de compras es tiempo de calidad, ayudarte a poner la lavadora es tiempo de calidad, llenar la casa de agua porque te quiere ayudar a fregar es tiempo de calidad, ver a mamá hacer la comida tocando y cortando ingredientes es tiempo de calidad, tener que esperar unos segundos a que mamá acabe de hablar por teléfono es tiempo de calidad… ¿o acaso no se aprende algo haciendo todo ello?

 

La novia que me invitaba a dormir con ella y la que me decía que me fuera

Dejando estudios a un lado, que los hay a favor de pasar mucho tiempo con los hijos y, como habéis visto, a favor de que los padres trabajen, tiraré de sentido común, que a mí al menos es lo que más me acaba convenciendo en asuntos como éste.

Yo conocí a una chica que tenía un piso (es mentira, me lo invento…) con la que compartía muy buenos momentos. Íbamos al cine, a cenar, compartíamos actividades, risas, momentos y juegos. Cuando llegaba la noche la acompañaba hasta la puerta de su casa y siempre me decía que nos volveríamos a ver mañana.
 
Vivía sola y no entendía por qué no me invitaba a pasar. Un día se lo pregunté y me dijo: “pero si sólo vamos a dormir, ¿para qué estar juntos si no nos vamos ni a ver?”. La verdad es que tenía lógica… sólo se trataba de estar juntos en la cama con los ojos cerrados. Como mucho algún abrazo, alguna caricia, pero poco más.

Esta relación se acabó y conocí a otra chica que tenía un piso con la que también compartía muy buenos momentos. Íbamos al cine, a cenar, compartíamos actividades, risas, momentos y juegos. Cuando llegaba la noche la acompañaba hasta la puerta de su casa y a los pocos días de conocernos me invitó a pasar la noche con ella

En un primer momento me dejó sorprendido (“pero si sólo vamos a dormir…”), sin embargo decidí quedarme porque tampoco perdía nada y, aunque lo único que hacíamos era dormir, de vez en cuando se escapaba algún abrazo y alguna caricia, poco más, que resultaron ser muy agradables.

Enseguida me acostumbré a ello. No era tiempo de calidad, no reíamos, no me hablaba, no nos mirábamos a los ojos, pero yo sabía que ella estaba ahí y ella sabía que yo estaba ahí y, lo que es más importante, pese a no estar haciendo ninguna actividad estimulante, pues sólo dormíamos y soñábamos cada uno nuestros propios sueños, ninguno de los dos nos sentíamos solos.

Si alguien le pregunta a un niño dónde prefiere estar, seguro que dirá que prefiere pasar más tiempo con los padres, aunque haya estudios que digan que será más sociable o más listo si sus padres trabajan.
Si alguien le dice que su madre o su padre sólo podrán jugar con él 29 minutos, seguro que dirá lo mismo, porque en el resto del tiempo, aunque no estén haciendo algo juntos, seguro que cae algún beso, alguna caricia, de esas que tanto se agradecen y, lo que es más importante, no estarán mirándose a la cara y jugando a todas horas, pero los dos sabrán que están juntos y no se sentirán solos.

 

Conclusión

Corta y breve: No sé de quién es la culpa. Quizás sea del trabajo, de los políticos, de los horarios, del sistema capitalista(...). Al final me da igual de quién es la culpa. Lo que me importa es que nuestros hijos, esos niños que preferirían estar con nosotros, no pueden estarlo y que encima, que parece recochineo, salgan los “entendidos” a decirnos que eso es algo que no les afecta en nada y que al final es hasta positivo.

Podeu veure l'article original aquí!

dijous, 14 de desembre de 2017

Perquè hauríen de fer migdiada fins els 6 anys?

Avui us volem compartir un article d' Elizabeth Pantley, una popular escriptora sobre temes d'educació i son infantil i dirigeix Better Beginnings, una empresa familiar sobre educació. En ell l'autora posa de manifest la rellevancia de que els infants facin migdidada fins els 6 anys, i en dóna els motius. Però alhora també ens aporta algunes pautes quan els infants ja no volen fer-la!!!
 

Las siestas duran solo unas horas, pero pueden afectar a las veinticuatro horas de la jornada de un niño. Las siestas pueden mejorar el humor de un niño y hacer que sienta menos irritable, reduciendo los episodios de llanto y las rabietas. Los estudios muestran que los niños que echan la siesta a diario enferman menos a menudo, crecen más, y tienen menos probabilidades de ser obesos en la edad adulta. Las siestas mejoran la atención y el desarrollo cerebral. También pueden ayudar a compensar, si alguna noche el niño o niña ha dormido menos horas de lo habitual. Una reducción de solo una hora en el total de horas de sueño puede tener un efecto negativo sobre el niño, limitar su capacidad de estar alerta, su función cerebral, y producirle cansancio e irritación. 


Hay muchas ideas para ayudar a un niño a echar la siesta, pero la solución no va enfocada a la razón por la que ese niño no echa la siesta, ni la mejor idea del mundo funcione en tu caso. No todos los bebés o los niños pequeños rechazan la siesta por el mismo motivo, sino que puede haber cientos de razones diferentes. Antes de que te decidas por una solución, es necesario que comprendas los motivos de tu hijo o hija. Una vez que veas clara la causa por la que tu hijo o hija no echa la siesta, podréis trazar un plan para superar esa resistencia. Aquí tienes algunas razones típicas por las que los niños no echan la siesta, y sugerencias para resolver cada uno de estos problemas:

Problema: Su horario de siestas habitual se le ha quedado pequeño Soluciones: Piensa si ha habido cambios en la vida de tu hijo o hija, en su crecimiento y su desarrollo. ¿Ha aprendido a gatear, ha empezado a comer con cuchara, a ir a la guardería, o le cuida una persona nueva? Cualquier cambio puede afectar a sus patrones de sueño. Observa si muestra signos de cansancio entre las siestas y ajusta su horario para satisfacer sus necesidades.

Problema: El horario de siestas no se ajusta al reloj biológico del bebé Soluciones: El horario de siestas, la hora de ir a dormir por la noche, el horario de comidas, la exposición a la luz y la oscuridad, y la actividad pueden afectar al reloj biológico del niño. Observa el horario cotidiano de tu hijo o hija para asegurarte de que estas cosas ocurren a horas razonables cada día. Ciertas actividades, en momentos inoportunos (como jugar con la luz encendida antes de ir a la cama) pueden afectar al ritmo del niño.

Problema: El horario de siestas es diferente cada día Soluciones: Si durante la semana las siestas, la hora de ir a dormir y la hora de levantarse son las mismas, pero el fin de semana cambian, el bebé o el niño puede sufrir un constante desfase horario. También pueden afectarle otras diferencias, por ejemplo si echa la siesta a una hora determinada en la guardería, y en cambio en casa lo hace a una hora diferente, o si se echa una siesta larga algunos días cuando está en casa, pero cuando estáis fuera solo se echa un sueñecito en el coche, o no duerme nada en absoluto. Fija un posible horario de siestas adecuado para tu hijo o hija y haz lo posible por mantenerlo, con una variación de un máximo de media hora en los horarios que hayas previsto.

Problema: El niño está demasiado cansado a la hora de la siesta Soluciones: Si no atiendes los signos de fatiga de tu hijo o hija, se le puede pasar rápidamente la hora y "pasarse de vueltas", es decir, entrar en ese estado de energía artificial que a menudo viene acompañado de más llanto, más demandas y más rabietas de lo habitual. Si desatiendes los signos tempranos de cansancio y sueño del niño, es probable que le resulte muy difícil relajarse cuando por fin lo lleves a la cama.

Para descubrir los signos de sueño de tu hijo o hija, puede ayudarte observarlo durante la primera hora después de levantarse por la mañana, cuando ha descansado bien. Compara su estado en ese momento y su comportamiento durante la hora que va desde la cena hasta el momento de ir a la cama, cuando la mayoría de los niños muestran signos de fatiga. Observa cómo cambia su comportamiento y su lenguaje corporal cuando se acerca su hora habitual de ir a la cama, comparado con los momentos en que está fresco y alerta. Plantéate como objetivo poner a tu hijo a echar la siesta en cuanto muestre esos signos de fatiga. Un niño cansado se dormirá fácilmente y descansará más y mejor.

Problema: Dependencia de algún tipo de ayuda para dormir Soluciones: Si un niño está acostumbrado a dormirse de una forma determinada, puede que si tratas de ponerlo a echar la siesta en condiciones diferentes no pueda conseguirlo. Para comprender la necesidad de asociación del niño puedes pensar en lo que probablemente te ocurra a ti cuando tienes que dormir en un lugar distinto. Es posible que duermas bien en tu cama, pero te resulte difícil dormir en un hotel, o en otra casa. Para algunos niños, la asociación es tan fuerte que pretender que duerma bajo otras condiciones podría compararse con pedirte que durmieras en una montaña rusa.

Las asociaciones más comunes son tomar el pecho o el biberón para dormir, ser acunado en unos brazos amorosos, o dormir balanceado en una hamaca o una silla de auto. Estos son lugares maravillosos y tranquilizantes para que un niño eche la siesta, pero cuando se convierten en indispensables para dormir es probable que supongan un problema para el padre o la madre que ayuda a dormir al niño. Estas asociaciones suelen ser tan necesarias para que el niño se duerma que superan cualquier otra razón o solución. (...)

Problema: Microsiestas furtivas Soluciones: La primera fase del sueño puede durar sólo cinco minutos y puede reducir la sensación de sueño, justo lo suficiente para desvelarse. Si el niño está cansado y está echado en el sofá o va en el coche, es posible que desconecte y se duerma durante unos minutos. Esta microsiesta no le proporciona al niño los plenos beneficios de una verdadera siesta, pero puede ser suficiente para refrescarlo e impedir que pueda volver a dormirse si luego lo pones a echar una siesta en la cama. 

Para evitar este problema, intenta no poner al niño en un entorno que propicie el sueño, como un trayecto en coche, a una hora en que probablemente lo que necesita es una siesta, a no ser que puedas dejarlo ahí para echar una larga siesta.

Problema: Problemas de salud Soluciones: Si el niño está molesto por cualquier problema de salud, puede que afecte a su sueño. Las alergias y el asma son dos de las enfermedades más comunes en la infancia, y ambas pueden impedir que el niño pueda respirar bien estando tumbado. Los cólicos, el reflujo, las infecciones de oído, la erupción de los dientes son otras molestias que impiden que el niño duerma bien. 

Si tu hijo o hija sufre de cualquier problema médico, echar buenas siestas será especialmente importante para su salud. Si es el caso, te será de gran ayuda ser muy flexible y abierto a cualquier solución que funcione para tu hijo o hija. Deja de lado cualquier idea de que tu hijo o hija debería dormir en un lugar determinado, o de una manera determinada, y abre tu mente a la idea de que cualquier tipo de siesta es mejor que ninguna siesta en absoluto. Al mismo tiempo, habla con varios expertos médicos sobre los problemas de salud de tu hijo o hija, y busca las mejores soluciones para su caso.

Ideas para animar a la siesta
Independientemente del motivo por el que tu hijo o hija no eche la siesta, hay algunos puntos específicos que pueden ser de ayuda para animar a tu hijo o hija a dormir la siesta con regularidad. Ten en mente estos principios básicos:

  • Mantén un horario diario adaptado al reloj interno de tu hijo o hija. Crea un esquema predecible de rutinas diarias, con comidas y horas de sueño aproximadamente a la misma hora.
  • Modifica tu horario de acuerdo con los signos de sueño del niño. No importa lo que diga el reloj: es hora de dormir cuando el niño se queda tranquilo, pierde interés en los juguetes o el juego, se muestra irritable, tiene la mirada perdida, se frota los ojos o las orejas, y, por supuesto, si empieza a bostezar.
  • Piensa en una rutina previa a la siesta para hacer ver a tu hijo o hija que se acerca la hora de la siesta y ayudarle a reducir el ritmo y relajarse.
  • Prepara un lugar para dormir que le resulte acogedor y prepara la escena para el sueño. Ponle al niño ropa cómoda para dormir.
  • Procura que las mañanas sean brillantes y activas, y que la media hora antes de cada siesta sea un momento de calma, luz baja y tranquilidad.
Recuerda que no puedes obligar a un niño a dormir, pero sí que puedes seguir los esquemas básicos de la biología, observar las señales de sueño de tu hijo o hija, y crear un escenario que invite a la relajación y al sueño.

 
 Per veure l'article original només cal clicar aquí!

dijous, 23 de novembre de 2017

Els drets vulnerats dels infants!!!

 Avui volem compartir un article molt interessant del pedagog, mestre i escriptor Jaume Cela, ens ajuda a reflexionar sobre tres drets fonamentals dels infants, que sovint són vulnerats a la nostra societat!!! Pensem que només sent-ne més conscients, sovint els podrem acompanyar millor i ser més responsables dels nostres actes!!!


Els col·lectius vulnerables acostumen a tenir uns drets específics. No hi ha una declaració de drets dels banquers ni dels esportistes d’elit. Sí que n’hi ha dels malalts, dels refugiats, de la gent gran, dels pobres... i dels infants. Si parlem de drets hem de parlar de deures. Perquè als infants se’ls reconeguin els seus drets i vagin més enllà d’una declaració, cal que els adults assumim la nostra responsabilitat.

(...) M’estimo més comentar tres drets que es vulneren tot sovint a la nostra societat i que els que treballem a l’escola i en qualsevol etapa hem de tenir presents.

El primer és el dret que tenen a ser criatures. Vivim en un món marcat per una acceleració que produeix vertigen. Criatures amb agendes de primer ministre i amb símptomes d’estrès, com ens alerten els serveis mèdics. La infantesa es defineix per la capacitat de jugar. A través del joc lliure i espontani es fan seu el món, assagen i prenen decisions i poden equivocar-se. Per tant, hauria de ser una prioritat social que cada ciutat i cada poble disposés d’espais on les criatures poguessin jugar sense la mirada fiscalitzadora dels adults. Si de cas, aquesta mirada hauria de servir només per garantir les cotes màximes de seguretat. Els infants tenen el dret a no tenir famílies i mestres que els facin anar amb el coet al cul. Tenen temps per fer i, si convé, rectificar.

El segon és el dret a ser escoltat. De bracet d’aquest dret apareix el de guardar silenci. Ja sé que el silenci és una font d’angoixa per als adults, però hem de respectar-lo. Tinguem present, però, que si els infants saben que el temps de les famílies i el temps escolar és per a ells, per atendre millor les seves necessitats, i se saben escoltats sense convertir-nos en esclaus del rellotge, els murs dels silenci, sobretot a l’adolescència, s’esquerden i acaben per caure. I, esclar, si prioritzem l’escolta hem de saber callar i ser al seu costat, a la distància que cadascun d’ells necessiti. L’ofici d’educar té una part científica molt important, però no podem oblidar que requereix el tacte de l’artista.

El tercer dret, que està molt d’actualitat a causa de la situació política que vivim, és garantir que tindran famílies i mestres que faran mans i mànigues per acompanyar-los en el procés de descobriment del món, i aquest món no és de color de rosa. Caldrà reforçar la conversa sobre fets i pensaments que són dolorosos. De la mateixa manera que acollim la joia del naixement d’un germà, acollim el dol per la mort de l’avi, la separació dels pares o les imatges d’una càrrega policial contra gent indefensa.

  
Si vols veure l'article original el pots trobar clicant aquí!

dijous, 16 de novembre de 2017

Gestionant l'estrés!!!

Avui volem compatir un vídeo que no és estrictament de criança però sí que fa una metàfora molt gràfica de la nostra zona de confort i de l'estrés que suposa sortir-se'n, sovint tant present en les maternitats i paternitats. És un vídeo esperançador i postitiu per fer front als problemes, canviant la visió negativa que en tenim, per veure'ls com una oportunitat de créixer i ser feliç!!!


 L'actitiud positiva davant dels problemes 
és essencial per superar-los!!!

Si no podeu veure el vídeo podeu accedir-hi clicant aquí!

dijous, 9 de novembre de 2017

Xupar el dit o oferir xumet?



Avui volem compartir un tema que sovint preocupa a les famílies. Nosaltres hem trobat aquest escrit sobre el dret dels infants de “fer la pipa” amb el seu dit gros de la mà. En Max López i la Susagna Galindo, creadors de la web Familias en ruta, ens expliquen com, a través de l’observació de la seva filla petita, es van endinsar en investigar sobre perquè passava i posar en dubte la concepció negativa que en tenim. 


Lluna, nuestra hija de tres años, se chupa el dedo pulgar, sobretodo para ir a dormir, cuando está cansada, enfermita o aburrida. ¿Que le está pasando a Lluna? ¿Ha tenido que adaptarse a demasiados cambios en los últimos tiempos? ¿Somos los padres, familia, amigos quienes reforzamos el hábito sin querer? ¿ Abandonará Lluna el hábito como parte de su proceso de maduración ya que irá aprendiendo medios de autoconsuelo y relajación más apropiados para la edad?
 
Quizás solo son preguntas pero a menudo hay quien tiene respuestas rápidas y escuchamos como la gente, vecinos, pediatras, familia se fija y le enjuician o la ridiculizan diciendole que “eso no se hace” , “tan grande y chupándote el dedo” “eso es de bebés” “se te van a estropear los dientes y el dedo”. La presión social es fuerte y puede llevarnos por su corriente si no somos conscientes. Lluna empezó a chuparselo casi después del destete, que fué como a los dos años. Ahora Lluna está a punto de cumplir cuatro.

A menudo recomiendan el chupete para evitar que los bebés se chupen el dedo. “Es más fácil quitarle el chupete que el dedo”, argumentan. Nosotros durante nuestro viaje por América nos hemos encontrado que el chupete, ese un objeto consolador, es poco utilizado entre la población local y sobretodo indígena, está más asociado a la cultura urbana, o de “progreso”. Lo que coincide en casi todos los lugares es la visión negativa de chuparse el dedo.

En Nicaragua, por ejemplo, nos explicaban que colocaban un calcetín a los bebés para evitar que se chuparan los dedos ya que esa costumbre estaba mal vista y asociada a la caída del cabello de la mamá lactante. En China al parecer, como en muchos otros lugares, no se usan chupetes y está mal visto chuparse el dedo. En el León Dormido de Ecuador nada menos que Mauricio Wild comentaba que gracias a la succión del dedo pulgar contra el paladar el niño podía encontrar equilibrio ante experiencias no adecuadas. Vaya y yo estaba preocupada y ahora es un método de desahogo válido y no tan nocivo como algunos dicen.
Así pues parece que chuparse el dedo es una costumbre endemoniada, un hábito rechazado, criticado, señalado y al mismo tiempo un hábito normal e incluso para algunos sano. Visto lo visto, pensamos que en realidad, chuparse el dedo no es malo en lo absoluto, simplemente es una reacción a diversas circunstancias. Muchos niños suelen dejar de chuparse el dedo conforme van madurando.
Por qué se chupa el dedo?:

Como es habitual no hay una respuesta clarificadora. La interpretación psicológica es variada y depende de las escuelas o tendencias. A contiuación expongo algunas que he encontrado:
  • Encauzar emociones que sienten y no pueden manejar o les causan algún tipo de conflicto (ansiedad, nerviosismo, aburrimiento, inseguridad, sentimientos de culpa o necesidad de atención, entre algunas otras )
  • Relacionado con un comportamiento regresivo
  • Conducta consoladora que le proporciona seguridad.
  • Es una respuesta de inseguridad al no poderse enfrentar a las tensiones de la vida y al proceso de aprendizaje
  • Se ha convertido en un hábito
Los bebés tienen un deseo natural de chuparse el dedo que comienza antes incluso de nacer, en el útero materno. El mismo reflejo de succión (el llamado reflejo Babkin) que permite al lactante alimentarse del pecho de su madre es el que le lleva a chupar casi cualquier cosa que se aproxime a su boca. Los bebés exploran el mundo que les rodea a través del chupeteo y este instinto primario les ayuda a sentirse seguros, arropados y felices.

Efectos negativos de chuparse el dedo:

Existe discrepancia entre la edad máxima a partir de la cual chuparse el dedo puede ser un problema; unos dicen que hasta los 2 años es normal, otros que hasta los 4 e incluso he leido que hasta los 6 u 8 años da ternura verlos chupándose el dedo.

La opción que tomo como referencia es siguiendo los estudios de la American Dental Association. Ésta ha concluido que un niño probablemente puede chuparse el dedo hasta los 4 ó 5 años sin afectarle los dientes o la quijada. Además todo es cuestión de grado, de la intensidad y frecuencia. Dicho lo anterior os dejo con algunas posibles consecuencias negativas:
  • Malformacion del paladar
  • Dientes enchuecados
  • Deformación del dedo pulgar
  • Infecciones en la boca, estómago e intestino
  • Mordida invertida si continua chupándose el dedo después de aparecer los dientes nuevos.
  • Burlas de los compañeros de clase
  • Posibles alteraciones en el lenguaje (dislalias: dificultad de pronunciar sonidos de la /t/d/l)

Terrorífico listado de acciones para eliminar el hábito de chuparse el dedo:

Nos han contado, incluso alguno se atrevió a recomendarnos, técnicas que no quitan el hábito de chuparse el dedo pero si quitan el sueño. Las siguientes técnicas generalmente no son útiles y pueden prolongar el hábito de chupar dedo, porque el niño las interpreta como un castigo.

1- Dispositivos dentales: En general esta es una barra colocada en la parte superior de la boca que sirve de recordatorio.

2- Vendas elásticas o cabestrillos: Se colocan alrededor del codo para que el niño no lo pueda doblar, pero causan molestias. También pueden dejarle el brazo azul, inflamado y adormecido temporalmente a la mañana siguiente.

3-Frotar los dedos de sus hijos en sabores fuertes y desagradables como son el de la pimienta, el ajo,chile,….

4- Amenazar con castigos, y vigilar a su hijo y dar un cachete en su mano cuando este se mete los dedos a la boca.

¿Qué podemos hacer?

Me gustó mucho encontrar esta opción que me ayuda a revisarme: Se requiere de paciencia, no le prestes demasiada atención insistiendo a cada rato, mas bien obsérvate como padre o madre pues muchas de las actitudes adultas son las que a veces provocan este tipo de reacciones en los pequeños, la crítica, la autoridad inflexible, el castigo “por ser malo”, son fuertes influencias para fijar este hábito.

A continuación algunas opciones más:
  • La actitud de los padres es muy importante. Evitar ridiculizar o repetir monótonamente “deja de chuparte el dedo, pareces un bebé”. No quitar mérito. Le cuesta mucho abandonar un hábito que le da seguridad y bienestar. Piensa como él y ponte en su situación.
  • Al reñir al niño cuando se chupa el dedo, él puede dejarlo inmediatamente para complacerle pero en esta operación está aumentando su tensión, así que con frecuencia el niño retomará el hábito en cuanto papá o mamá no esté delante. Como la tensión había aumentado por la riña y la culpa, cuando el niño se vuelve a meter el dedo en la boca siente MÁS ALIVIO. De este modo, cuanto más reñían a su hijo o intentaban evitar que se chupase el dedo, más reforzaban.
  • Contar con la colaboración del niño ya que obligar a un niño que no quiere a dejarlo puede causar una verdadera lucha de poderes y como el niño si hay algo innegable es que “tiene el control sobre su dedo”, los papás normalmente pierden la batalla.
  • No es buen momento empezar el cambio de conducta cuando nuestro hijo atraviesa algún momento delicado como puede ser el inicio escolar, el nacimiento de un hermano, etc. Es importante tenerlo en cuenta para empezar con suficiente tiempo de antelación o posponerlo prudentemente.
  • Tratar de aumentar la autoestima del niño ¿Cómo? Pues haciendo con el niño se sienta más seguro, y que consiga controlar sus miedos, temores, y ansiedad, a través de juegos, de paseos, de los libros, de la música, y de otras actividades con las que el niño pueda sentirse bien.
  • Para conseguir cambiar su conducta, empezar con pequeños objetivos que le deparen grandes éxitos
  • Si el niño tiene menos de 4 o 5 años, conviene distraer o no prestar atención cuando se chupe dedo.
  • Cuando ya tiene 4 años o más puede comprender una explicación clara y sencilla.
  • Si tiene más de 6 años acudir a un logopeda si no corrige las dislalias para evitar problemas de lenguaje ya que el niño, a estas edades, escribe como habla.
  • Si vols llegir l'article original nom
Pots llegir l'article original aquí!